Toda la actualidad del operador logístico Transgesa. Noticias y novedades ¡Ponte al día!

3PL, 4PL y el futuro de la externalización logística

3PL, 4PL y externalización logística

3PL, Third Party Logistics o Logística Tercerizada. 4PL y, cada vez más, 5PL. Estos términos llevan tiempo siendo muy frecuentes en el mundo de la logística y del trasporte, pero aún son muchos los que no tienen claro a qué se refieren y cuáles son las diferencias entre ellos. Para ayudar a aclararlo hemos preparado este artículo, que será especialmente útil para aquellos que se estén planteando la mejor manera de externalizar la logística de su empresa.

En primer lugar, aunque 3PL sea la expresión más utilizada, es importante recordar que esta numeración empieza desde el 1PL. El número que precede al PL hace referencia al nivel de externalización logística de la empresa (cuanto más bajo, menor externalización):

1PL – First Party Logistics:

Se denomina así tanto a los cargadores como a los destinatarios. Un 1PL es todo particular, empresa o compañía que necesita que una mercancía sea movida desde un punto a otro. Nos encontramos en el punto inicial y más básico. El cliente o proveedor no externaliza la logística y se encarga al completo de ella, incluyendo la entrega y recepción.

2PL- Second Party Logistics:

En este caso nos encontramos con el transportista tradicional que pone sus medios materiales a servicio del cliente. Aquí incluimos las compañías que usan vehículos para mover las mercancías, los barcos de las navieras, los aviones de las aerolíneas, etc. Es el primer paso hacia la externalización y en ella ya aparecen los medios materiales que emplea el proveedor, ajenos al cliente.

3PL – Third Party Logistics:

El desarrollo de la logística durante la segunda mitad del siglo pasado propició nuevos avances en la externalización logística de las empresas, que tenían nuevas y crecientes necesidades. Las 3PL -o logística tercerizada- se ocupa ya de una mayor parte -o incluso de toda- la cadena de suministro de un cliente más exigente.

Sus tareas van más allá del mero transporte e incluyen almacenaje, preparación de pedidos, control del inventario, cross-docking, logística inversa, trazabilidad de la mercancía y de la cadena de suministro… La clave reside en la labor integradora de todas las tareas anteriores, ejecutándolas la propia compañía proveedora. El cliente se separa en mayor medida de su mercancía y cede protagonismo en el proceso.

La logística 4PL exige una relación de gran confianza entre el cliente y el proveedor

4PL – Fourth Party Logistics

La externalización vuelve a dar un paso más. Aquí la logística se externaliza por completo y se pone en manos de un operador 4PL, responsable de todo el proceso. Estos 4PL no poseen activos materiales para desarrollar la cadena de suministro (camiones, almacenes, etc.), sino que se encargan de diseñar dicha cadena de suministro. Esto incluye la contratación de los proveedores 3PL necesarios para llevar a cabo el trabajo. Aglutinan las decisiones logísticas y unifican las necesidades del cliente a través de los diversos proveedores logísticos, siendo su interlocutor único. Así, la empresa que se inclina por este método delega -al menos teóricamente- todos sus procesos logísticos.

Las 4PL pueden ser empresas ya establecidas o pueden ser joint ventures (entre el cliente y el proveedor) dedicadas a acometer proyectos concretos. En un primer momento, parte de las 4PL provenían de empresas de consultoría tradicional que se especializaban en logística. Sin embargo, con el paso del tiempo son los operadores logísticos los que poco a poco van aumentando su carácter consultivo en la relación con los clientes e incrementado los servicios ofrecidos, hasta poder denominarse 4PL en algunos casos. Esto ha provocado que a menudo sea difícil establecer dónde está la barrera entre el 3PL y el 4PL en algunas relaciones entre proveedores y clientes.

Características de la logística 4PL

La logística 4PL necesita de una gran dosis de confianza. Se comparten una gran cantidad de información y de datos sensibles con el proveedor (volúmenes, necesidades, planes de expansión y a largo plazo…) y se pone en sus manos el éxito de la cadena de suministro. Debido a esto, las relaciones 4PL suelen ser más largas que en los anteriores niveles de externalización. Resulta sencillo cambiar de proveedor cuando este solo nos hace el transporte, pero si decimos ceder el diseño de nuestra cadena de suministro a una empresa lo haremos con vistas a entablar una relación duradera.

Las firmas 4PL también han tendido a especializarse en nichos de mercado, aumentando así su aspecto consultor. Esto es especialmente relevante en la logística relacionada con productos químicos, peligrosos, farmacéuticos, en la exportación o importación a países o zonas geográficas concretas, etc. Además, trabajar con un 4PL permite a las empresas ahorrar en costes fijos, infraestructuras e inversiones logísticas a la hora de dar el salto comercial a otros países.

Más allá del 4PL

La logística no para de evolucionar, por los que no es de extrañar que hayan seguido apareciendo nuevos PL. Y si a veces resulta difícil establecer los límites entre 3PL y 4PL, las definiciones sobre qué es el 5PL aún no están unificadas. Compartiendo un gran énfasis en el enfoque tecnológico, algunas se inclinan más por la labor de agregador de estas operaciones –conseguir grandes volúmenes gracias a diferentes clientes para obtener mejores precios- mientras que otras señalan al ecommerce como clave para el desarrollo de las nuevas relaciones logísticas.

Un paso más alla todavía, en el 6PL, se sitúan las teorías que empiezan a poner la lupa en el desarrollo de la inteligencia artificial y la automatización de las decisiones de la cadena de suministro mediante estas nuevas inteligencias. Un ilusionante recorrido que aporta nuevos retos para los profesionales de la logística.

Para conocer los servicios logísticos de Transgesa, consulta este enlace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *