Toda la actualidad del operador logístico Transgesa. Noticias y novedades ¡Ponte al día!

Qué es el Dropshipping y cómo puede ayudarte

Qué es el dropshipping

Para tener una idea de la importancia del dropshipping basta con recordar que algunos estudios cifran en un 33% el número de comercios electrónicos actuales que se gestionan mediante dropshipping. Pero, ¿qué es esto del dropshipping? Esta técnica consiste en que las tiendas vendan productos sin la necesidad de que estos pasen por sus manos, sino que son enviados directamente desde sus proveedores hasta los clientes finales.

Pese a que pueda sonar rompedor, lo cierto es que las primeras experiencias con el dropshipping datan de hace casi 20 años. Sin embargo, el auge del ecommerce ha hecho que cada vez sea una herramienta más utilizada.

Cómo funciona el dropshipping

Todas las tiendas son conscientes de que dos de sus principales gastos van a ser la compra de producto para vender y el gasto que supone tener que almacenarlo. Tradicionalmente, las tiendas compras grandes volúmenes a las marcas líderes para obtener mayores descuentos. Cuantos más compren, más margen podrán tener después al ponerlos a la venta.

Es aquí donde entra el dropshipping, creado con la idea de eliminar el coste de almacenamiento y eliminar la inversión necesaria en stock. Si logramos acordar con nuestros proveedores que sean ellos los encargados de hacer el envío desde sus propias instalaciones y sin la necesidad de habérselo comprado previamente, podremos seguir vendiendo a la par que evitamos estos dos problemas.

La pregunta que surge es qué incentivo tendrían las grandes marcas para aceptar esta forma de trabajar. Pudiendo asegurarse las ventas de grandes lotes y enviarlas con mayor sencillez a las tiendas, ¿por qué usar el dropshipping?

Por eso, a menudo son las marcas de segunda fila o desconocidas las que apuestan por esta modalidad. De esta forma, se benefician de la imagen y el prestigio de la tienda online que va a poner a la venta sus productos, pudiendo acceder a unos clientes a los que tal vez no podrían llegar si ellos tuvieran que poner la fuerza comercial. De esta forma, tanto las tiendas como los proveedores se benefician mutuamente. Debido al crecimiento dle dropshipping, algunas primeras marcas comienzas a ser menos reticentes ante estas formas de trabajo.

Una vez que se alcanza el acuerdo, el funcionamiento es sencillo. Cuando la tienda recibe un pedido de uno de los productos que tiene en dropshipping, lo duplica, y se lo hace llegar a su proveedor. Este será el encargado de prepararlo y enviarlo, pero la relación con el cliente siempre será responsabilidad de la tienda, que será también la que reciba el pago. El cliente ni siquiera tendrá que darse cuenta de que ha habido un tercero implicado en el proceso (aunque su nombre pueda aparecer en el embalado, e incluso otorgarte a ti el papel de distribuidor autorizado de la marca).

El dropshipping no es para todos. Cada compañía debe estudiar si se ajusta a sus necesidades.

Ventajas del dropshipping

Eliminar stocks: como ya hemos dicho, los stocks son un incordio para las tiendas. Necesitas una fuerte inversión inicial para comprar suficiente producto como para obtener los mayores descuentos posibles y además tienes que asumir los costes de su almacenamiento. Todo eso queda enterrado con el dropshipping.

Reducción de riesgos: ¿cuánto vamos a vender de cada producto? ¿Cuál será el ganador de la nueva generación de electrodomésticos, televisores o consolas? En definitiva: cuánta mercancía tenemos que comprar. Todas estas decisiones implican riesgos que tenemos que asumir con nuestros bolsillos en los modelos de venta tradicionales.

Escalabilidad: el dropshipping es una herramienta ideal para poder crecer a toda velocidad o para los negocios que tarden en arrancar. Al no tener que comprar producto para empezar a funcionar ni necesitar ocuparte de la logística de tus pedidos, te resultará mucho más fácil lidiar con los picos de ventas y con el crecimiento de tu tienda online.

Independencia de la ubicación: al tratarse de una tienda puramente online, tendrás mayor libertad a la hora de elegir dónde quieres ubicarte.

 

Desventajas del dropshipping

Menores márgenes: es cierto que tus proveedores se van a aprovechar de tu fuerza comercial pero eso no significa que sea un trato totalmente justo para ellos. Tus proveedores van a tener que asumir la mayoría de riesgos y costes, por lo que vas a moverte en unos márgenes de beneficio menores por cada venta.

Manejo del ecommerce y del marketing online: la competencia en internet es feroz y vas a tener que pelearte, literalmente, con todo el planeta. Si quieres usar un modelo de dropshipping, asegúrate de que vas a poder combatir por tu espacio en el mundo online. Saber posicionar tu comercio electrónico en las búsquedas será vital y el posible contenido duplicado (en la descripción de productos, etc.) jugará en tu contra, penalizándote en el posicionamiento online.

La importancia de la marca: vender segundas marcas no es sencillo. Mientras que los fabricantes más reconocidos te facilitan mucho el ganarte de antemano la confianza de los compradores, las marcas no reconocidas van a suponer un obstáculo adicional para conseguir tus ventas. Tendrás que trabajar mucho la reputación de tu propia marca para que la gente confíe en ti y en los productos que alberga tu web y siempre tendrás muchos riesgos asociados a tu marca.

Falta de control sobre la mercancía: no ocuparte de las labores logísticas no significa que te puedas desentender de ellas. Los clientes te reclamarán a ti y por eso has de asegurarte de que tus proveedores mantienen los estándares de calidad que deseas para tu marca tanto en sus productos como en sus plazos de envío y entrega. Además, te será difícil conocer el estado en el que se entregan los pedidos, complicando las reclamaciones.

Posible lejanía de los proveedores: China es la fábrica del mundo y es difícil competir contra sus precios. Sin embargo, los plazos de entrega desde allí -o desde cualquier otro país- pueden hacerse muy largos para tus clientes. Recuerda no contar con el precio como única variable y estudia los diversos fabricantes a los que puedes recurrir. Existe incluso la figura de centrales de compra de dropshipping, que se dedican a agrupar compañías que trabajan como proveedores de productos mediante dropshipping para que te sea más fácil tener acceso a todas ellas.

Será labor de cada compañía el valorar si el dropshipping se adapta a sus necesidades. Por ejemplo, las empresas muy centradas en el valor de la propia marca podrán tener rechazo ante la posibilidad de trabajar con tantos proveedores (a menudo menos conocidos), con un menor control de la calidad, más complejidad en las reclamaciones y que todo ello se asocie a su firma. Sin embargo, sí podrá resultar muy atractivo para las empresas que estén empezando, se muevan con un presupuesto reducido, quieran ofrecer una gran variedad de productos sin asumir los costes que esto implica tradicionalmente o quieran sumergirse por primera vez en el mundo del ecommerce.

 

Consulta el siguiente enlace si quieres conocer los servicios logísticos de Transgesa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *