Toda la actualidad del operador logístico Transgesa. Noticias y novedades ¡Ponte al día!

La cadena de suministro, la sostenibilidad y el planeta

SOSTENIBILIDAD

El día 22 de abril se celebró el Día Internacional de la Madre Tierra. Esta efeméride nos facilita una gran ocasión para recordar lo importante que es cuidar el planeta en el que todos habitamos. En esta tarea, además, tienen mucho que decir las cadenas de suministros, los operadores logísticos y las empresas de transporte.

 

El impacto medio ambiental de las cadenas de suministro globales

La actividad humana está en la cima de los causantes de impactos en el medio ambiente. Lo que comemos, lo que producimos, nuestros desplazamientos… Todo ello acarrea consumo, contaminación, empleo de recursos naturales y un largo etcétera. Estos son algunos de los números que demuestran la importancia de la búsqueda de una cadena de suministro sostenible y respetuosa con el medioambiente:

  • Se estima que dos mil millones de personas se convertirán en consumidores globales para el año 2025, lo que supone un incremento del 75% respecto a la cantidad de 2010.
  • Menos del 20% de los responsables de las cadenas de suministro aseguran tener una visibilidad sobre las prácticas sostenibles de la cadena.
  • Más del 90% del daño causado al entorno por las compañías de bienes de consumo envasados provienen de la cadena de suministro, incluyendo el 80% de las emisiones de gases invernadero.

Todo el trayecto que supone una cadena de suministro -aprovisionamiento de las materias primas, fabricación, distribución, etc.- supone un uso intensivo de recursos y, por lo tanto, tiene un gran potencial de ahorro y de mejoras para reducir nuestra huella en el entorno.

 

Razones para trabajar en la sostenibilidad de la cadena de suministro

Por si los datos anteriores no fueran suficientes, vamos a subrayar algunas de las razones y los beneficios que las empresas pueden conseguir al ser más sostenibles.

Nuevas oportunidades de mercado

Hasta hace no demasiado, los clientes -y especialmente los clientes no empresariales- no prestaban demasiada atención al cuidado que las compañías ponían en las políticas medioambientales. Sin embargo, este escenario está cambiando muy rápidamente.

En la actualidad, cada vez más empresas requieren a sus proveedores que puedan mostrar su compromiso con la sostenibilidad. De esta forma es frecuente exigir certificaciones como la ISO de medioambiente, compromisos como el Pacto Mundial de la ONU, la demostración de las políticas verdes de la empresa o el cumplir determinados ratios.

 

Mejora de la imagen y la reputación

Conseguir ser reconocido como una empresa que cuida el medio ambiente hace que la sociedad y los clientes nos evalúen desde un prisma más positivo. Sin embargo, tener una mala reputación en estos temas va a hacer que nuestra marca sea más sensible ante cualquier incidente en el que podamos estar inmersos; algo especialmente perjudicial en estos tiempos en los que las redes sociales pueden extender como la pólvora información que puede no estar contrastada o ser completamente falsa.

 

Innovación

Cuando una empresa trabaja por ser sostenible va a estar acostumbrada a afrontar cambios y a introducir mejoras de manera constante. Estas empresas, lógicamente, tendrán una mayor facilidad a la hora de innovar en productos y servicios, gracias al haber interiorizado esa necesidad de crear e incorporar nuevas ideas.

 

Facilita que tu empresa crezca

Tener una baja sostenibilidad en tu cadena de suministro va a perjudicarte más de lo que puedes creer. Para ser eficientes las empresas necesitan tener acceso a recursos de manera eficaz, económica y fiable, además de contar y cumplir con los requisitos legales y medioambientales.

Por ejemplo, el gigante Unilever estima que pierde unos 300 millones de euros al año por el agravamiento de la escasez del agua y el decrecimiento en la productividad de la agricultura debido al incremento en los precios de la comida.

 

Creando un círculo virtuoso

Anteriormente hemos comentado que las empresas cada vez son más proclives a exigir a sus colaboradores que tengan un expediente irreprochable en temas como la sostenibilidad. Esto, que ha de verse como un reto, está generando además la existencia de círculos virtuosos, en los que los diferentes engranajes de las cadenas de suministro se impulsan unos a otros a ser más sostenibles y respetuosos con el medioambiente. Esta puede ser una de las claves que nos permita acelerar para conseguir reducir nuestra huella en el entorno y hacer que el 22 de abril se celebre un día pero se tenga presente durante todo el año.

 

Consulta en el siguiente enlace los servicios logísticos de Transgesa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *