Qué es un operador 3PL

Hace unas semanas tratamos en un artículo sobre los diferentes tipos de proveedores logísticos existentes. En esta ocasión nos vamos a centrar en uno de ellos, el operador 3PL, que es el tipo que representa Transgesa. Vamos a ver en más detalle cuáles son las funciones del operador 3PL, qué ventajas y valor aporta al cliente y a qué deben estar atentas las empresas que contratan un proveedor logístico de este estilo.

Qué es un operador 3PL

Nos encontramos ante un 3PL cuando una empresa opta por externalizar, total o parcialmente, sus necesidades de distribución, almacenaje o preparación de pedidos. La compañía externa que desempeña esta labor es el operador 3PL y dentro de ellos también podemos encontrar diversos tipos.

 

Tipos de 3PL

Según la distinción hecha por Susanne Hertz y Monica Alfredsson en su libro “Strategic development of third party logistics providers” podemos encontrar cuatro clases de operadores 3PL.

Estándar

Esta clase sería la que se limitaría a los aspectos más básicos de las tareas de un 3PL. Su operativa se ciñe a la distribución, al picking, al almacenaje, pero sin aportar grandes elementos de valor añadido durante estos procesos.

Desarrollador de servicios

En este tipo ya encontramos aspectos que aportan un valor adicional. Entre los citados en la obra se encuentran los sistemas de trazabilidad, la posibilidad de hacer cross-docking, servicios de embalaje específicos o elementos de seguridad especializados. El operador 3PL puede ofrecer estos servicios gracias a las economías de escala y al uso de las tecnologías de la información.

El que se adapta al cliente

Esta clase es la que, a petición del cliente, se apodera por completo de las actividades logísticas de la empresa. Suele ser más habitual en empresas pequeñas, que por sus necesidades y características encuentran óptimo ceder mucho control en sus tareas logísticas.

El desarrollador del cliente

Aquí el operador 3PL se integra completamente dentro del cliente. Al contrario que en el anterior caso, no se asocia a pequeñas compañías, sino a servicios muy detallados e intensivos que harán que el operador logístico tenga pocos clientes, debido al nivel de integración y volumen de trabajo.

 

Ventajas de contar con un operador 3PL

Ahorros de coste y tiempo

Las economías de escala implican que, en la mayoría de los casos, subcontratar la logística vaya a ser más eficiente en costes y en tiempo que montar un sistema logístico análogo al que nos pueda ofrecer un buen proveedor. Del mismo modo, adquiriremos la ventaja de contar con profesionales con años de experiencia, disponiendo de ellos desde el minuto cero.

Baja implicación económica

Tener un almacén, ponerlo en funcionamiento, contratar el personal, alquilar la maquinaria… Por no hablar de crear una flota de vehículos, por pequeña que sea. Todo esto tiene un coste de inversión inicial muy alto que a menudo resulta difícil de justificar en comparación a los costes de un proveedor externo.

Foco

Cuando las compañías subcontratan operadores logísticos 3PL también tienen en cuenta la tranquilidad y el descanso mental que les supone poder concentrarse en el núcleo de su negocio, en vez de en aspectos secundarios como puede ser la logística.

Flexibilidad

La facturación de las compañías sube y baja, a veces se abren nuevos mercados o se cierran proyectos que no salieron como se pensaba. Una vez más, todo esto es mucho más sencillo de hacer con una logística externalizada que nos permita tener menos riesgo (debido a tener una menor cantidad de dinero invertida).

 

Retos

No todo puede ser de color de rosa. La externalización gracias a un operador 3PL también implica una serie de desafíos de los que hay que hacerse cargo.

Pérdida de control

Que tengamos externalizada la logística no puede hacer que nos olvidemos de ella. Hemos de tener conocimiento de nuestra calidad de entrega, de los tiempos, etc. En este distanciamiento respecto a su producto, a muchas empresas les cuesta tener conocimiento de la calidad que sus clientes están recibiendo a través de su operador logístico.

Tecnologías de la información

Uno de los puntos más críticos es el de conseguir que no haya problemas entre los sistemas informáticos de proveedor y operador 3PL. Este punto gana importancia a medida que las empresas son más grandes y complejas (lo que suele traducirse en mayores necesidades de información, más volumen de datos, más personas con necesidades de poder acceder a la información, etc.)

La grabación de envíos, la trazabilidad o el stock de almacén son algunos de los datos más habituales que pueden suponer quebraderos de cabeza.

 

 Consulta en el siguiente enlace los servicios logísticos de Transgesa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *