Qué habilidades te enseñará el supply chain management y logística

Supply chain management y la logística

El supply chain management y la logística son un sector profesional tan interesante como complejo. Uno en el que curtirse, con días a días que pueden oscilar entre lo repetitivo y lo impredecible. Las personas que lidian con ello suelen desarrollar las habilidades necesarias y que también pueden ayudarte en otros aspectos de la vida.

Qué habilidades te enseñará el supply chain management y la logística

Previsión

Si le preguntas a alguien relacionado con la cadena de suministro, seguramente su día laboral deseado vaya sobre lo planificado el día anterior. Sin sobresaltos, sin cambios de última hora… Para lograr esto -aunque no siempre sea posible- la mejor herramienta es la previsión.

Ser capaz de levantar la cabeza del día a día más inmediato para poder ir gestionando con antelación las necesidades del día siguiente. Conocer las necesidades de los clientes, los picos de trabajo, los recursos humanos y materiales que se van a necesitar, estimar correctamente los tiempos de las tareas a realizar será vital para conseguir una buena planificación.

 

Capacidad de reacción

Pero, como hemos dicho, las cosas no van siempre como están previstas. Por bien previstas que hayan podido estar. Puede surgir una necesidad de última hora, un cambio en la petición del cliente, un error humano o técnico que retrase un proceso… La casuística es infinita, pero siempre va a requerir la misma cualidad: ser capaz de reaccionar.

 

Confirmación y atar cabos

Otra buena costumbre en el mundo del supply chain management y la logística es la de comprobar la exactitud de los datos. La repetición, la mecanización de procesos y el estar habituados a ciertas tareas puede hacer que se den por sentados aspectos fundamentales para un envío. Especialmente todo lo que se refiere a la gestión de envíos. Datos del lugar de recogida, de entrega, horarios, personas de contacto, teléfonos y otras especificaciones son imprescindibles para que todo vaya bien.

Puede parecer evidente, pero muchas veces la costumbre juega en contra en estos aspectos y los datos de algunas entregas se pueden dar por conocidos.

 

Detallista

Este punto está en estrecha relación con el anterior. La atención al detalle se traduce, en la cadena de suministro, en estar pendiente de manera constante a que las cosas queden bien atadas. Alguien detallista va a utilizar pocos términos como “creo” o “entiendo que sí”, sino que se dedicará a asegurarse de cómo está el proceso o la operativa. Minimizando las posibilidades de error o de que algo no se haya tenido en cuenta.

 

Ser metódico en el supply chain management y la logística

Cuando hablamos de ser metódicos, en este caso nos referimos a ser capaces de seguir los procedimientos establecidos y necesarios de forma constante. Si bien la creatividad puede ser necesaria para la capacidad de reacción que comentábamos antes, en la logística una persona que no sea metódica en que quehacer diario puede resultar problemática. Salirse de los procesos, llevarlos a cabo “a su manera” o tomar atajos va a crear confusión, mala sincronización con el resto de compañeros e ineficiencias.

 

Consulta en el siguiente enlace los servicios logísticos de Transgesa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.