Tres estereotipos sobre el transporte de carga pesada y ligera

Transporte de carga pesada y ligera

El transporte de carga pesada y ligera arrastra varios estereotipos negativos que no se corresponden con la realidad del sector. Para ayudar a combatirlos, como parte del gremio, en este artículo vamos a señalar tres de los más habituales y nocivos.

Tres estereotipos sobre el transporte de carga pesada y ligera

Imagen del sector

Uno de los estereotipos más extendidos y también de los más erróneos es aquel que tacha al transporte de carga pesada y ligera con una imagen de sector poco moderno, poco profesionalizado, especialmente en algunos departamentos como pueden ser los chóferes. Algo que no nos cansamos de rebatir en Transgesa. Nosotros estamos orgullosos de contar al volante de nuestros vehículos con grandes profesionales, que al esfuerzo y a su capacidad técnica le suman el cumplimiento estricto de la variada normativa que tienen que cumplir conductores y camiones.

La problemática de las entregas a particulares

Las entregas de paquetería en domicilios posiblemente sea uno de los temas más espinosos, de cara al público, dentro del mundo del transporte. El epicentro de las quejas son aquellas entregas en las que la empresa de reparto marca que el destinatario está ausente, pero en las que el propio destinatario asegura que siempre había alguien en casa durante ese día. Cuando esta situación sucede, es muy irritante para la persona que está esperando la mercancía, y seguro que hay particulares que han dado con esta mala praxis.

Sin embargo, sería erróneo pensar que las empresas de transporte no invierten mucho esfuerzo, tiempo y dinero en tratar de mejorar las entregas a particulares. Las entregas a particulares han crecido sin freno desde la evolución del comercio electrónico y suponen un porcentaje importante sobre el total de los envíos de paquetería. Las entregas fallidas no solo suponen molestias al destinatario, sino que acarrean extracostes, segundas entregas, etc.

Para paliarlo, los operadores logísticos están aplicando diversas soluciones. Por ejemplo, los avisos de entrega, señalando con la mayor precisión posible la fecha y a veces hora de la entrega, para que el destinatario pueda adaptarse a ella o modificarla según su disponibilidad. También los acuerdos con puntos de entrega de conveniencia, en los que el destinatario puede recoger la mercancía cuando mejor le venga, cerca de su hogar o lugar de trabajo, sin tener que estar pendiente del momento exacto de la entrega.

Para que esto funcione son necesario desarrollos tecnológicos, mejoras en la trazabilidad, gestión y control de rutas, acuerdos con un número muy grande de puntos de conveniencia por toda la geografía, etc. Es decir, una cantidad notable de esfuerzo que puede quedar eclipsada por esas malas praxis que a veces se producen.

El transporte de carga pesada y ligera, un sector anticuado

Del mismo modo que en el primer punto, además de esa falsa fealdad y baja profesionalidad, aún sobreviven viejos estereotipos que tildan de anticuado al transporte de carga pesada y ligera. En este caso, otro buen lugar para fijarse es en los almacenes, en los que la automatización y la tecnología tiene una presencia siempre creciente. Los operarios de almacén en esta clase de almacenes cuentan con tecnología para la realización de pedidos, para el control de stocks, el posicionamiento de las mercancías, etc.

Consulta en el siguiente enlace los servicios logísticos de Transgesa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.