Toda la actualidad del operador logístico Transgesa. Noticias y novedades ¡Ponte al día!

Tu transporte por carretera se puede convertir en una pesadilla si no sigues estas cinco sencillas reglas

TRANSPORTE POR CARRETERA

El transporte por carretera puede ofrecer sensaciones muy diferentes a las empresas que hacen uso de él. Se puede convertir en un camino de seda en el que todo fluya con facilidad o tornarse en un laberinto trufado de incidencias, problemas y descontrol en los costes.

Para darnos cuenta de la importancia de este tema basta con echar un ojo a sus volúmenes. En 2015, la facturación de las 13.841 empresas dedicadas al transporte por carretera en España fue de 23.000 millones de euros.

Para intentar que tu experiencia con el transporte por carretera sea mejor posible y todo marche correctamente, vamos a proponer una serie de apartados que es importante vigilar y tener en cuenta. Si conseguimos hacerlo, nuestras experiencias con el transporte por carretera a buen seguro mejorarán.

 

Cinco cosas que tener en cuenta en tu transporte por carretera

1.- Busca y encuentra las sinergias

Resulta difícil exagerar en la cantidad de costes que las empresas pueden ahorrarse cuando encuentras las posibles sinergias en sus procesos y, en este caso, en sus rutas y sus envíos. Por ejemplo, unir en el mismo vehículo dos cargas que van para diferentes destinos pero que se encuentran próximos (o una de camino a la otra), en lugar de enviarlas en envíos y camiones diferentes. O esperar hasta juntar más mercancía para poder realizar un envío de mayor volumen (una carga completa en lugar de dos medias cargas, un palé en vez de diversos paquetes, etc.).

También podemos ser más ambiciosos e ir más allá de estas ideas más básicas -que, pese a ello, muy a menudo no se ejecutan-. La logística colaborativa invita a las empresas incluso a colaborar con los que sobre el papel son sus competidores. ¿Por qué no unificar tránsitos con otra empresa a fin de abaratar los costes de ambas?

 

2.- Afina el tiempo de entrega

Las empresas que contratan servicios de transporte se juegan buena parte de su relación con el cliente en el éxito del proceso de entrega. Si quieres mejorar tus resultados, una tarea muy productiva es aprender lo más posibles sobre transporte, especialmente sobre las condiciones de los envíos. Es fácil caer en la tentación de asumir que todo envío exprés será 24 horas, pero es recomendable tener en cuenta varias posibles excepciones: ¿se incluyen las islas, Ceuta y Melilla? ¿Existen códigos postales concretos que se vayan más allá de esas 24 horas? ¿Hasta qué hora puedo solicitar una recogida para que la mercancía enlace en el día?

De la misma manera, en la contratación de cargas completas y grupajes es conveniente tener en cuenta que la disponibilidad no es infinita. Si bien es cierto que es posible gestionar el transporte para hacerlo en 24 horas, cuanto más tiempo se nos dé a los operadores logísticos será más fácil encontrar el vehículo para realizar dicho viaje (y puede que a un mejor coste). Por el contrario, una carga solicitada a última hora puede correr el peligro de no disponer de camión para realizarla. Así, el problema no será el tránsito de la entrega como tal, sino la falta de previsión.

 

3.- Huye de los kilómetros en vacío

Los kilómetros en vacío son aquellos que realiza un vehículo sin carga (o con menos carga de la que podría llevar sin un motivo justificado). Y son, como resulta evidente, kilómetros de puro coste con los que no sacamos ningún rendimiento. Los kilómetros en vacío son un problema tanto si se trata de tus propios vehículos como en el caso de que subcontrates tu transporte por carretera.

Las empresas de transporte a menudo te ofrecerán mejores precios si contratas a la vez el viaje de ida y de vuelta. De lo contrario, el transportista asume el riesgo de tener que conseguir rentabilizar el viaje de vuelta encontrando una carga. Por esto mismo, la diferencia de precio habitualmente será mayor si realizamos un envío a una zona desde la que no haya muchas salidas de mercancías.

Usar el transporte adecuado para la cantidad de mercancía que enviamos

4.- Fijarse exclusivamente en el precio

El coste es una variable muy importante y por eso acabamos de hablar de ella. Sin embargo, estaremos cometiendo un error si reducimos nuestra decisión a esta única variable. Los operadores logísticos nos vemos periódicamente en la situación de “socorrer” a empresas que han decidido su transporte por carretera únicamente por precio, sin atender a más condiciones. La fiabilidad de la empresa, los servicios añadidos, la atención al cliente o una sólida reputación son otros ingredientes que debes añadir a la coctelera a la hora de tomar una decisión.

 

5.- El tamaño adecuado para el envío adecuado

A la hora de hablar de tamaño en nuestra logística podemos referirnos a diversos aspectos. En primer lugar, a usar el transporte adecuado para la cantidad de mercancía que tenemos. Es muy evidente que enviar un único palé con todo un tráiler es muy poco eficiente, pero ya resultan menos habituales las empresas que se paran a pensar en cuánto ahorrarían si en vez de sacar algo en dos palés medios lo sacaran en uno completo. Y menos aun las que tienen calculado el peso y tamaño ideal de sus palés y trabajan para lograr que todas salgan según ese ideal.

Otra manera de plantearnos nuestro tamaño, en el caso de que gestionemos nuestra propia flota de vehículos, es el de estudiar cuántos vehículos necesitamos; es decir, el tamaño óptimo de nuestra flota. Aquí entra en juego la capacidad de analizar cuándo nos conviene usar y adquirir recursos propios y cuándo esa ruta, zona o cliente puede estar mejor abastecido mediante la subcontratación.

Del tamaño macro de las flotas también podemos pasar al micro. El uso del packaging, un gran olvidado, puede tener importantes consecuencias en la rentabilidad de nuestros envíos. A la hora de diseñar el packacing de nuestros productos hemos de tener en cuenta cuánto tamaño va a añadirle a nuestros envíos, si el packaging facilita su colocación en las cajas o los palés, cuánta aire queda en los envases o entre los envases (y por cuyo transporte vamos a pagar), etc. Un packaging muy elegante o diferenciador puede estar justificado en productos con alto margen, pero en los productos más básicos -como podrás comprobar habitualmente en el supermercado- las soluciones más sencillas suelen ser las mejores.

 

Existen muchas más cuestiones a las que prestar atención a la hora de mejorar tu transporte de carretera. Sin embargo, estas cinco pueden suponer un buen comienzo para allanarle el camino a tus envíos.

Consulta en el siguiente enlace los servicios logísticos de Transgesa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *