Toda la actualidad del operador logístico Transgesa. Noticias y novedades ¡Ponte al día!

Cross Docking, inyección de velocidad para tu logística

cross docking

El Cross Docking no es una técnica nueva. Sin embargo, las tendencias actuales de la logística hacen que cada vez se esté utilizando más. Es, por ejemplo, un aliado indispensable para aquellos que buscan reducir e incluso eliminar sus stocks. Y es fundamental para las compañías que quieren construir cadenas de suministro Just in Time.

 

Definición de Cross Docking

El Cross Docking es el proceso mediante el cual una determinada mercancía entra en un almacén y, sin ser almacenada, es gestionada para su envío en el menor tiempo posible. Haciendo honor a su nombre -cruce de muelles-, la idea consiste en evitar todos los procesos y costes derivados del almacenamiento en favor de mantener un movimiento fluido de las mercancías.

La mercancía llega desde diversos puntos y proveedores a un centro de distribución o almacén en el que se realizan las tareas de descarga. Entonces, según los pedidos que se han de atender, la mercancía se lleva a los muelles desde los que será cargada para su posterior distribución, donde se junta con la mercancía del resto de proveedores. En su forma más pura, el cross docking puede hacer que la mercancía ni siquiera llegue a tocar el suelo del almacén, yendo directa del camión de entrada al camión de salida.

Es cierto que tener material almacenado reduce la incertidumbre y los posibles problemas ante las variaciones de la demanda o los imprevistos que puedan surgir. Sin embargo, el Cross Docking es la respuesta a las necesidades actuales de reducir los niveles de inventario mientras se aumenta la producción y a la demanda de trabajar con más líneas de producto con un menor coste operativo.

 

Tipos de Cross Docking

Directo

Este tipo de Cross Docking es el más sencillo y, además, el más eficiente a nivel de costes. Esto se debe a que los pallets llegan ya preparados y etiquetados para su destino final y no es necesario romperlos, manipularlos y volver a paletizarlos. También se le conoce como Predistribuido y puede no venir en pallets sino en cajas u otras presentaciones. Sin embargo, la clave consiste en que ya esté etiquetado para su destino y en que llega en la forma en que será entregado al cliente (pallet, caja, etc.).

Un ejemplo habitual podrían ser las grandes superficies de electrodomésticos. Estas reciben en sus centros de distribución los productos de las diferentes marcas y los separan para la distribución hacia sus diferentes tiendas. En esos camiones de salida es donde compartirán espacio con los productos del resto de marcas.

 

Indirecto

En este caso, la mercancía llega al almacén etiquetada por su referencia. Sin embargo, la mercancía ha de ser manipulada, separada para conformar los pedidos necesarios y etiquetada para su salida (repaletizando si es necesario).

 

Híbrido

El Cross Docking híbrido se produce cuando no solo utilizamos los productos que nos acaban de llegar para preparar los envíos de salida, sino que le sumamos productos que ya teníamos almacenados previamente en el almacén.

 

Almacenajes de corto plazo

El Cross Docking, por definición, excluye el almacenaje. Sin embargo, esta modalidad suele incluirse debido a que evita el proceso tradicional de almacenamiento en racks o estanterías. Se produce cuando dejamos apartado el material, ya sea dentro de un tráiler a la espera o en un lugar del almacén no destinado a almacenamiento.

Suele darse con mercancía voluminosa o que es costoso y complicado almacenar, pero que aún no puede llevarse hasta los muelles de salida para la consolidación con el resto de mercancías y su distribución. Cuanto más largo sea el periodo en que la mercancía está parada, menos de Cross Docking tendrá la operativa.

 

Empresas Manufactureras

Entre las empresas manufactureras es habitual que la mercancía o los productos no acabados que se reciben no sean destinados a una salida directa, sino que vayan a las cadenas de montaje a seguir recibiendo tratamiento. Sin embargo, el hecho de evitar el almacenamiento de la mercancía entrante y el utilizarla para cubrir directamente los pedidos de los clientes lo colocan dentro de la filosofía del Cross Docking.

 

Oportunista

Los avances en los sistemas de información y en los diferentes softwares de control de almacén, de inventarios y de distribución han facilitado el aumento de estos casos. El Cross Docking oportunista trabaja con periodos muy cortos de tiempo y detecta cómo las entradas pueden acomodarse para completar pedidos. Son casos habituales, por ejemplo, la llegada de productos devueltos o las llegadas de última hora. En vez de almacenarlos, directamente se unen a un pedido saliente.

El Cross Docking no puede aplicarse a cualquier empresa sin analizar sus características y sus necesidades

 

Cuándo aplicar Cross Docking

Como suele ocurrir en la logística, no todo son ventajas. Es muy importante saber cómo es nuestra cadena de suministro, si podemos aplicarle la técnica del Cross Docking y si nos beneficiaríamos de hacerlo.

Los productos perecederos, por ejemplo, son una buena oportunidad para emplearlo y lograr exprimir su tiempo de vida útil, así como en general el sector del retail. También es preferible hacerlo con productos en los que tenemos una demanda estable, que haga más sencillo crear un flujo continuo de entradas y salidas. Del mismo modo, un producto con demanda muy alta puede que sea más apropiado para los transportes directos, mientras que uno que tenga una demanda baja puede ser más indicado para trabajar con almacenamiento.

La facilidad para manipular la mercancía también es un punto a favor. Mercancía paletizada o con medidas estándar, productos que sean fáciles de manipular -para los casos en que es necesario despaletizar, preparar pedidos y volver a paletizar-, etc. Si la mercancía es compleja de manipular, puede que estemos aumentando costes en vez de disminuirlos.

También hemos de tener en cuenta nuestras propias características. Analizar si contamos con los suficientes muelles para la entrada y la salida y con el espacio necesario para crear estas zonas de manipulación del Cross Docking. Valorar si disponemos de los sistemas informáticos y de tecnologías de la información necesarios: software de gestión de almacén, etiquetado, sistemas de identificación por radio frecuencia (RFID), etc. Además, hemos de comprobar que el resto de actores de la cadena también están técnicamente preparados y que tenemos con ellos una buena comunicación.

¿Trabajamos con metodología Just in Time que se vaya a beneficiar de este cambio? ¿Todos nuestros productos se pueden adaptar al Cross Docking o solo algunos de ellos? Son preguntas que necesitas responder antes de lanzarte.

 

Ventajas del Cross Docking

Una vez hemos conseguido montar un sistema de Cross Docking eficiente con los productos de nuestro catálogo que se prestan a ello, podremos disfrutar de varias mejoras:

  • Reducción de los costes relacionados con el almacenamiento: menos necesidad de espacio e instalaciones para almacenar, menos horas de trabajo y eliminación de las tareas de almacenamiento -tanto para introducir la mercancía como para sacarla-.
  • Reducción de daños al reducir el número de manipulaciones (almacenar y volver a coger) y el tiempo de estancia en almacén.
  • Reducción de los costes debidos a la obsolescencia de la mercancía o a su caducidad mientras espera en el almacén.
  • Reducción en los tiempos de entrega.
  • Aumento de la satisfacción del consumidor. Al poder realizar entregas más rápidas y con mayor seguridad, además de poder trasladarle en el precio las mejoras en costes y ser más competitivos.

El Croos Docking es, también, una técnica básica en los operadores logísticos y las redes de distribución. Es el caso de nuestra red de paletería exprés: Palibex. A diario, los vehículos de cada delegación llevan hasta el almacén central de Madrid la mercancía de sus clientes, con destino a todos los puntos de la Península. Desde allí, cada noche, cientos de palets se descargan de sus vehículos de origen y son llevados hacia sus correspondientes muelles de salida.

En cada muelle de salida se reúnen con las mercancías provenientes del resto de delegaciones de España con las que comparten zona de destino, para llenar los tráilers de regreso. Este proceso de consolidación de envíos es lo que permite a los clientes aprovecharse en última isntancia de las economías de escala, optimizando el espacio de los vehículos y la cantidad de mercancía transportada.

 

Consulta el siguiente enlace si quieres más información sobre los servicios logísiticos de Transgesa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *