Grupaje: flexibilidad y optimización de costes

GRUPAJE VENTAJAS

No todos los envíos tienen la misma medida ni las mismas necesidades. Por eso, ser capaz de elegir la modalidad adecuada para cada entrega es fundamental si queremos optimizar nuestra logística y nuestros costes. El grupaje es una de las clases de envío más habituales y, desde luego, tiene razones para ello. Tanto el ahorro en costes como las alternativas que ofrece para las entregas son dos de las razones para que sea así.

Qué es el grupaje

Podemos ubicar al grupaje entre la carga completa, por un extremo, y la paquetería y la paletería exprés, por el otro lado. Mientras que la carga completa (Full Truck Load; o FTL en sus siglas en inglés) hace referencia a los viajes en los que usamo todos un tráiler, el grupaje (Less Than Truck Load; LTL) engloba todos aquellos envíos en los que no ocupamos todo el tráiler y nuestra mercancía va a viajar junto a la mercancía de otros clientes.

Técnicamente, desde que enviamos un pequeño paquete podemos hablar de grupaje. Sin embargo, es habitual que con el término grupaje nos refiramos a las cargas con un cierto volumen y a partir de una determinada cantidad de palets o bultos, diferenciándolo así del mundo de la paquetería y de la paletería exprés.

Por ejemplo, en las redes de paletería -como nuestra red de Palibex– el número habitual de palets en los envíos se sitúa entre uno y tres palets. Mientras que en los grupajes son habituales términos como “medio camión”; es decir, contratar medio tráiler para nuestra mercancía, lo que supone un número de palés considerablemente superior. En cierto modo, la paletería exprés nace como una evolución del grupaje ante la necesidad de envíos cada vez más pequeños y más urgentes.

Otra manera habitual de contratar grupajes es por metros lineales. Es decir, la cantidad de metros de largo que ocupamos en el tráiler. Como el palet europeo mide 0,8 x 1,2 metros, aproximadamente cada metro de camión nos dará derecho a dos palets.

 

Cuándo recurrir al grupaje

Como hemos dicho antes, el grupaje es una solución apropiada cuando no logramos ocupar todo un tráiler con nuestra mercancía. Una de las razones para esto es que, tal vez, nuestro volumen de ventas no sea suficiente. Sin embargo, otro de los motivos que ha propiciado la contratación de más grupajes es la reducción de stocks. Al haber menos mercancía almacenada se produce un incremento en la frecuencia con la que se producen los envíos. Por ejemplo, si antes enviábamos un tráiler cada semana es posible que ahora enviemos varios palés cada día.

El grupaje es una opción muy atractiva también por su buena relación en costes. Un operador logístico con un buen servicio de grupaje te ofrecerá costes con una relación superior a la que obtendrías en una empresa de paquetería, en pequeñas partidas de palets exprés o si tuvieras que fletar un tráiler completo y dejaras sin aprovechar el espacio vacío. Siempre que, como hemos dicho, te muevas a partir de un cierto volumen.

También es conveniente que estudies con detenimiento tus tarifas. Cuando tu mercancía es voluminosa, es posible que las tarifas de las paqueteras, que suelen emplear tarifas que tienen en cuenta el tamaño de la mercancía, sean menos económicas que un grupaje.

Lograr unir y optimizar diferentes envíos es la clave del grupaje

 

Cómo funciona el grupaje

A nivel operativo, la clave en un grupaje es que el operador logístico logre juntar de la manera más rápida y económica los suficientes envíos como para que el proceso sea eficiente y todos los actores puedan beneficiarse de ello. Es responsabilidad del transportista el ser capaz de encontrar esas cargas que también tengan que enviar a un destino cercano al del resto de la mercancía, para que el hecho de compartir viaje suponga un ahorro.

Debido a esto, y dependiendo de la dificultad del grupaje (cantidad de envíos a juntar, número de kilómetros a recorrer, etc.), el grupaje a veces tiene tiempos de entrega mayores. Mientras que en cuanto cargamos un tráiler completo este puede -en teoría- salir directamente hacia su destino, en el grupaje hemos de esperar a que el camión se complete.

También es posible que no toda la mercancía tenga que compartir el trayecto al completo. Por ejemplo, un grupaje desde Madrid a Barcelona puede tener destino final en París para alguna de las partidas que transporte. De esta forma, podría dejar en Barcelona algunas de las partidas, cargar más mercancía con dirección a Francia, y continuar su camino. Esta labor de coordinación, aprovechamiento y optimización puede marcar la diferencia a la hora de ahorrar costes.

Además, estas tareas suelen requerir de infraestructuras -instalaciones donde cargar, descargar y consolidar mercancía- que a menudo los cargadores (es decir, quien envía la mercancía) no tienen como recursos propios. Esto hace que sea más atractiva la presencia de un operador logístico que sí disponga de ellas.

Aunque hasta ahora hayamos hablado de tráileres, el grupaje también se puede realizar mediante vehículos más pequeños, que le den más flexibilidad; ya sea durante todo el trayecto, para adaptarse mejor a la cantidad de mercancía a transportar o para realizar el reparto final en zonas de acceso complicadas para un tráiler. De nuevo, aquí las flotas de los operadores logísticos les dan un nuevo extra de valor para atender a las necesidades de los clientes. También existe la posibilidad de hacer grupajes fuera de la carretera, como en el caso del grupaje marítimo.

 

Ventajas del grupaje

Además de los beneficios que ya hemos visto, el grupaje ofrece otra serie de ventajas:

  • Seguridad: un envío de grupaje está sujeto, habitualmente, a menos procesos de carga y descarga que los envíos de la paquetería y la paletería. Debido a esta reducción en las manipulaciones también se rebajan las probabilidades de que sufra daños, percances o errores a la hora de enrutar la mercancía.
  • Sencillez: a la hora de tener localizada nuestra mercancía, también tendremos más facilidades a la hora de trabajar con grupajes, al haber menos manos entre medias.
  • Opciones de entrega: para aquellas entregas que necesitan trampilla, acceder a áreas residenciales o a zonas más estrechas, el grupaje es una solución muy oportuna. Al poder realizarse el útimo tramo de la entrega con vehículos más pequeños, más habituados a este tipo de entregas o a otros servicios como las despaletizaciones manuales, el grupaje es idóneo para casos en los que la carga completa pueda resultar desaconsejable.

 

Una vez hayamos estudiado nuestras necesidades, nuestra tipología de envíos y la frecuencia con la que necesitamos enviar mercancía, optar por el grupaje puede ser una decisión excelente para nuestra cadena de suministro.

 

Consulta en el siguiente enlace los servicios logísticos de Transgesa, como el grupaje.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *