Toda la actualidad del operador logístico Transgesa. Noticias y novedades ¡Ponte al día!

16 lecciones del ajedrez para aplicar a la logística y a la empresa

Logistica y Ajedrez

“El ajedrez es la vida”. Así de claro lo sentía Bobby Fischer, uno de los genios más grandes que ha dado el tablero negro y blanco. El encuentro de paralelismos entre las batallas de la vida y las guerras representadas en este juego han sido una fuente fértil de sabiduría que a menudo ha llegado hasta el mundo de la empresa. Y que, desde luego, se pueden aplicar al mundo de la logística y la cadena de suministro.


Partiendo de las citas de grandes maestros, jugadores y escritores, vamos a desgranar algunas de las lecciones que la logística puede aprender de este arte centenario.

 

16 lecciones del ajedrez

Aprende a improvisar

“Si pienso, juego mal”, Viswanathan Anand
La genialidad consiste en saber transgredir las reglas en el momento adecuado”, Richard. Teichmann

 

La logística, que en muchos casos es el arte de diseñar procesos para replicarlos con la mayor exactitud posible, necesita también de la improvisación. Ya sea por la aparición de una incidencia en alguna entrega, por la nueva necesidad de un cliente o para diseñar un nuevo producto, los logistas necesitan tener imaginación. Y para eso el ajedrez es un buen espejo: tras haber estudiado miles de partidas y aperturas, antes o después los ajedrecistas se encuentran obligados a tener que tomar caminos no explorados. Prepárate para encontrar las soluciones que no están en el manual.

 

Planifica

“Dicen que mis partidas deberían ser más interesantes. Yo podría ser más interesante y también perder”, Tigrán Petrosian

 

Saber improvisar es una virtud, pero también lo es una buena planificación. Pocos deportes, por no decir ninguno, llevan la preparación de las partidas hasta el extremo que lo hace el ajedrez. El estudio minucioso del rival, de su historial, de sus aperturas preferidas y de su estilo se pueden comparar con el constante estudio del mercado y de los clientes que tienen que llevar a cabo las empresas. Es más, dentro del sector logístico la planificación tiene un papel especialmente destacado: el diseño de las cadenas de suministro, las estimaciones de demanda, la gestión de riesgos…

 

Prioriza

“Hay que eliminar la hojarasca del tablero”, José Raúl Capablanca
“No nos podemos resistir a la fascinación de un sacrificio ya que la pasión por los sacrificios es parte de la naturaleza de un jugador de ajedrez”, Rudolf Spielmann

 

Saber discernir lo que es urgente en ocasiones puede resultar sencillo. Sin embargo, en la logística a veces toca diferenciar entre lo muy urgente y lo extremadamente urgente, y esa será una habilidad que te ayude mucho. En otras ocasiones, la clave no estará en la velocidad sino en la auténtica importancia a largo plazo de las decisiones que estés tomando. Los ajedrecistas se enfrentan constantemente a este tipo de decisiones, teniendo que elegir en cada momento dónde y cómo emplear los recursos de los que disponen.
Dominar estas habilidades te permitirá ir de la mano del cliente y ayudarle a ver qué es lo más importante para él y cómo poder alcanzarlo. A veces será la rapidez, otras la seguridad y a veces la optimización de costes; en todo caso, saber elegir los ‘sacrificios’ adecuados para priorizar sus necesidades y las tuyas será una gran ayuda.

 

La importancia de la posición

“El ajedrez es arte y cálculo”, Mijaíl Botvinnik
“Una posición aplastante en el centro da derecho a atacar en un ala”, Aron Nimzovitch

Todo jugador de ajedrez sabe que la importancia de una pieza está directamente relacionada con su posición en el tablero. Y eso es algo que se repite en las empresas. Estas necesitan conocer cuál es su posición en el mercado, qué es lo que valoran los clientes de ellos, cómo hacerse valiosos, etc. En definitiva, conocer nuestra propuesta de valor y cómo esta nos hace imprescindibles. Saber dónde estamos ubicados es el primer paso si queremos seguir avanzando.

 

Alinear hacia un objetivo común

“La acumulación de pequeñas ventajas lleva a una supremacía considerable”, Wilhelm Steinitz
“Con los años valoro más a los peones”, Paul Keres

Pocas metáforas más evidentes que el ajedrez sobre las ventajas de remar al unísono hacia un objetivo común. Un buen jugador de ajedrez sabe que su objetivo final va más allá de sus piezas, y que el rendimiento cuando actúan conjuntamente es mayor a la suma de sus individualidades. Es una gran manera de aprender la importancia de apostar por el resultado común, dejando atrás los egos particulares.

 

Importancia de todas las piezas

“El peón es la causa más frecuente de la derrota”, Wilhelm Steinitz
“Peones: ellos son el alma del ajedrez; solos, forman el ataque y la defensa”, Danican Philidor

 

Una cadena de suministro es un ecosistema muy grande en el que todas las piezas son vitales. Desde un extremo al otro de la cadena, todos los engranajes han de estar bien engrasados para que esta funcione como un reloj. Desde los peones que se encargan de recoger la mercancía, de documentar lo envíos y de los procesos del día a día hasta las piezas más nobles del escalafón. Las unas sin las otras no pueden lograr su objetivo.

 

Concentración

“El ajedrez es una guerra en un tablero. El objetivo es aplastar la mente del oponente”, Bobby Fischer
“El ajedrez es una tortura mental”, Garri Kasparov

 

A la mayoría de no aficionados al ajedrez les sorprendería la preparación física que llevan a cabo muchos de los maestros. Y es que estar en buena forma mejora la capacidad de concentración a unos profesionales que van a pasar horas en estado de máxima tensión. Algo que, seguro, les suena muy familiar a los empleados de las compañías logísticas.

 

Combinar corto y largo plazo

“Petrosian sabía detectar y alejar el peligro veinte jugadas antes de que este surgiera”, Bobby Fischer

 

La logística y el ajedrez comparten relación con la teoría del caos. Un simple movimiento puede desencadenar una cascada de consecuencias imprevistas. En el transporte y en el tablero hemos de ser capaces de estar pensando a la vez en el ahora y en el mañana. Es fundamental saber cuándo tomar una decisión u otra a corto plazo para que nos beneficie en el futuro, pero sin poner en peligro el presente.

 

Humildad

“El Rey es una pieza de pelea. ¡Úselo!”, Wilhelm Steinitz
“El peón es el más importante instrumento de la victoria”, Wilhelm Steinitz
“Los peones son el alma del ajedrez”, Danican Philidor

 

Muy relacionado con el punto anterior, el ajedrez enseña de varias maneras a los ‘reyes’ a remangarse. Por ejemplo, los peones que consiguen coronarse y convertirse en otras piezas inciden en la importancia del equipo y en el desarrollo de los trabajadores. La propia presencia y participación activa del rey en el campo de batalla es también un buen consejo sobre lo que ha de ser un auténtico líder, siempre respaldando a sus equipos y dejándoles brillar en primer plano.

 

Elogio de la perseverancia

“Veo en la lucha ajedrecística un modelo pasmosamente exacto de la vida humana, con su trajín diario, sus crisis y sus incesantes altibajos”, Garri Kasparov
“En el ajedrez hay dos tipos de jugadores: los buenos y los duros. Yo soy de los duros”, Bobby Fischer

 

Por muchos apuros y esprints que tengamos en nuestro día a día, sabemos que la logística es una carrera de fondo. Así es, también, como se plantean su formación los jugadores de ajedrez. Saben que el talento y la inspiración no serán suficientes si no están acompañados de esfuerzo y dedicación. Prepárate para los altibajos, las derrotas, la pérdida de clientes, los errores que cuestan partidas y que pueden costar contratos. Lo importante es estar preparado para convertir esos sinsabores en victorias.

 

Saber abandonar un plan

“La amenaza de la derrota es más terrible que la derrota misma”, Anatoli Karpov
“El ajedrez es una actividad intelectual que facilita orientarse en las tormentas y encontrar luz en las tinieblas”, Nelson Pinal

 

El miedo y el orgullo, entre otras causas, pueden llevarnos a seguir por un camino pese a que estemos viendo que no es el correcto. Aquí unimos también la humildad con la capacidad de improvisar y ser valientes para reconocer cuándo hemos de variar el rumbo. Puede que hayamos creado una nueva ruta que no esté funcionando, que hayamos lanzado un producto que no encaje en el mercado o que hayamos iniciado una nueva aventura con un cliente que no esté funcionando para ninguna de las dos partes. No tengas miedo a admitir un error ni a corregir el rumbo.

 

Aprender de los errores

“De pocas partidas he aprendido tanto como de la mayoría de mis derrotas”, José Raúl Capablanca
“Si el error no existiera, debería inventarse”, Savielly Tartakower

 

Aunque un error te cueste una partida, mañana tendrás otra nueva que ganar. Los errores nos duelen, lo que nos ayuda a recordarlos y a la vez nos enseñan cómo no hacer las cosas. El peligro no está en equivocarte, el peligro está en no aprender de ello.

 

Valor de la creatividad

“La belleza de un movimiento no se refleja sólo en su apariencia, sino en el pensamiento detrás de él”, Siegbert Tarrasch
“El ajedrez es imaginación”, David Bronstein
“Gracias al ajedrez muchos hemos conocido la alegría de la creación”, Tigrán Petrosian
“El ajedrez, con toda su profundidad filosófica, es ante todo un juego en el que se ponen de manifiesto, la imaginación, el carácter y la voluntad”, Boris Spasski

 

El avance de la tecnología no deja de sorprendernos. Y tanto en el transporte como en el ajedrez, los ordenadores no dejan de reclamar su parte del pastel. Sin embargo, los entrenamientos contra las supercomputadoras y el empleo de logaritmos, simulaciones y fórmulas en la logística siguen necesitando ser completados por la creatividad humana, por nuestra capacidad de salirnos de los patrones prestablecidos.

 

Preparación constante

“El buen jugador siempre tiene suerte”, José Raúl Capablanca
“Todos los Maestros de ajedrez fueron un día unos principiantes”, Irving Chernev, escritor sobre ajedrez

 

Se suele aconsejar a aquellos que necesitan para su profesión de la visita de la inspiración que se aseguren de que las musas, cuando lleguen, les encuentren trabajando. Lo mismo sucede con la logística: la preparación y la formación son la mejor manera de comprar boletos en la lotería de la “suerte”. Cuanto más sepas sobre el sector, sobre sus tendencias, sobre la tecnología que lo está transformado, cuanto más formado estés… más probable será que aciertes en la próxima decisión que afecte a tu cadena de suministro.

 

Administrar el tiempo

“Los siete pecados capitales del ajedrez son: superficialidad, voracidad, pusilanimidad, inconsecuencia, dilapidación del tiempo, excesivo amor a la paz y bloqueo”, Savielly Tartakower
“El misterio del sacrificio está encerrado en la sabia transformación de material en tiempo”, Roberto Grau

 

Perder un caballo para ganar un tiempo de oro o emplear un movimiento en despejar el camino de tus piezas. Apresurarse en un movimiento menos trascendente o tomarse todo el tiempo del mundo, pese a la presión del reloj, en el momento clave de la partida. La logística y el ajedrez vuelven a encontrase como ciencias del uso del tiempo. Las empresas de transporte necesitamos cronometrarnos, saber cuánto tardamos en hacer un pedido, en transportar un palet de un punto a otro, en ir del punto A al punto D en nuestra cadena de suministro… Pero también saber cuándo apresurarnos con una decisión en la que lo primordial es el tiempo o cuando detenernos a meditar ante una decisión trascendental.

 

No temer el riesgo

“Quien no asume un riesgo nunca ganará una partida”, Paul Keres

 

El inmovilismo es una muerte lenta. En todos los ámbitos de la vida es necesario asumir riesgos. Así sucede también en el ajedrez, pese a que desde fuera pueda no parecerlo por la (merecida) fama de juego analítico y calculador. Pero, pese a ella, los grandes maestros no dudarán en lanzarse cuando vean la puerta abierta.
La logística también podría parecer ajena al riesgo, pero no es así. Por ejemplo, el constante desafío del ecommerce está obligando a reducir los tiempos de tránsito, inventando nuevas maneras de distribución. O la adaptación a las nuevas tecnologías, que cada vez son más exigidas por los clientes.

Las 64 casillas del tablero de ajedrez ofrecen no solo una infinidad de posibilidades tácticas, sino una reproducción en miniatura de la misma vida cuyas enseñanzas podemos aplicar a la empresa y a la logística.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *