Toda la actualidad del operador logístico Transgesa. Noticias y novedades ¡Ponte al día!

Cómo acertar con el transporte de carga completa

transporte de carga

El transporte de carga completa es uno de los principales tipos de transporte por carretera. Flexible, fiable, rápido y eficiente, siempre ha sido muy buscado por cargadores y logísticos, ya que ambos pueden aprovecharse de sus características y crear relaciones estables en las que los dos salgan beneficiados. Hemos preparado este artículo para que puedas saber si la carga completa es la solución adecuada para tus necesidades.

 

Qué es el transporte de carga completa

Hablamos de transporte de carga completa cuando un vehículo lleva exclusivamente la mercancía de un único cliente desde un punto A a un punto B (aunque hay posibilidades mixtas, como transportar solo mercancía de un cliente, pero tener dos o más puntos de entrega) y, por lo general, ocupa todo el espacio del vehículo -o el máximo posible-.

Este tipo de transporte se diferencia así de aquellos que necesitan unir y consolidar la mercancía de varios clientes para poder llenar los vehículos y poder rentabilizar los tránsitos. Esto último es lo que se conoce como carga fraccionada, que con su evolución ha dado nacimiento a modelos que buscaban atender a cargas cada vez más pequeñas. Es decir, en vez de unir en un tráiler dos, tres o cuatro expediciones se da el salto a juntar más expediciones, muchas de ellas de un único palé, naciendo así la paletería exprés.

Durante los últimos años la tendencia hacia la reducción del tamaño de los envíos, empujada por el empleo de fórmulas Just in Time, la reducción de stocks y la disminución en los tiempos de entrega -con márgenes cada vez más parecidos a la paquetería- ha hecho que este tipo de grupajes ganen en popularidad. Mientras que la consolidación de los grandes grupajes en ocasiones resulta más lenta al tener que esperar a que lleguen las cargas que nos permiten completar esos viajes.

Sin embargo, hay motivos que siguen haciendo del transporte de carga completa una solución a tener muy en cuenta. La clave reside en saber en qué casos nos va a beneficiar el hacer uso de este tipo de servicios, qué retos tienen y qué dificultades hay que solventar.

 

Por qué elegir el transporte de carga completa

Entre las cualidades más buscadas en el transporte de carga completa están:

Coste

Una vez hemos conseguido llenar un camión de mercancía nuestra a buen seguro conseguiremos un mejor coste por tonelada transportada que en los otros modelos (como el grupaje y la paletería exprés). La explicación para esto es lógica: el transportista u operador logístico tendrá un único lugar de carga, un único lugar de entrega y ahorrará en otros procesos: consolidación, procesos de documentación y grabación de envíos, mayor número de cargas y descargas de la mercancía, etc.

 

Fiabilidad

En el apartado anterior comentábamos que los procesos del transporte de carga son más sencillos y eso no tiene solo beneficios para el coste. Otra repercusión es la mayor seguridad y fiabilidad de la carga completa. Cargar y descargar la mercancía, tener que enrutarla, que pase por centros de removido y distribución y que pase por más manos aumenta la posibilidad de que haya incidencias, errores, enrutados incorrectos, roturas…

Todos estos factores se ven minimizados y hasta eliminados cuando recurrimos al transporte de carga completa y suponen un valor diferencial muy apreciado por los clientes.

 

Trazabilidad

La trazabilidad es un apartado que no para de ganar importancia. Los clientes tienen una necesidad creciente de poder saber con exactitud y en cada momento dónde se encuentran sus envíos. Para ello, todos los diferentes tipos de transportes están haciendo sus deberes para mejorar su trazabilidad. Pero, por su propia naturaleza, para algunos siempre va a resultar más sencillo. Es más fácil trazar el estado de un camión que el de las decenas de paquetes de un repartidor de última milla y que previamente han pasado por muchos puntos en los que se deberían haber leído -pudiendo incluir diferentes empresas de transporte durante el trayecto-.

A esta mejor trazabilidad se le suma una mayor precisión a la hora de predecir las horas de entrega. Aunque los repartos de paquetería y paletería exprés están mejorando cada día en este aspecto y ofrecen márgenes horarios más estrechos, preavisos de entrega y otras modalidades, siempre están expuestos a las dificultades de los repartos. Y las incidencias o retrasos, o la misma necesidad de crear la ruta de reparto de cada día, dificultan poder dar horas de entrega exactas. Por el contrario, una carga completa elimina todas esas entregas intermedias y puede predecir con más tiempo a qué hora se podría hacer una entrega.

 

Rapidez

El camino más corto entre dos puntos es una línea recta, y en el transporte terrestre eso es sinónimo de carga completa. El transporte de carga puede ir desde el lugar de recogida al de descarga omitiendo los pasos que tienen que dar el grupaje y la paletería exprés. Con esto no solo reduce kilómetros de trayecto, sino que elimina el tiempo que conllevan los procesos -enrutado, etiquetado, consolidación-, y los momentos en los que la mercancía está parada en los puntos de removido o en las delegaciones a la espera de un nuevo enlace o de ser cargadas para su reparto final.

Sin embargo, es importante tener en cuenta una cosa. Para la paletería exprés es más sencillo incluir un palé más a través de sus procesos, sin que eso origine la necesidad de más recursos o gestiones. Sin embargo, el transporte de carga completa supone tener que contratar un vehículo en su totalidad -a menudo un tráiler-, por lo que es posible que nuestro proveedor no tenga siempre disponible de forma inmediata un vehículo para nuestras necesidades de última hora.

La sencillez es uno de los fuertes del transporte de carga completa

 

Los retos del transporte de carga completa

Completar la carga

La primera dificultad que se plantea la mayoría de las empresas al pensar en el uso del transporte de carga es si podrán tener la suficiente mercancía -o los suficientes pedidos- como para llenar un camión completo. En este apartado hay muchas cosas que se escapan al control del cargador: el tamaño del pedido del cliente puede que sea difícil de cambiar y que sea inviable esperar hasta que se acumulen varios pedidos suyos que llenasen ese hipotético camión.

Como explicábamos al principio, hay tendencias logísticas que juegan en su contra. Muchas empresas han decidido reducir el tamaño de los stocks, lo cual viene aparejado de una disminución del espacio para almacenar mercancía, lo que en ocasiones imposibilita que sus proveedores les abastezcan mediante grandes envíos, sino que tienen que limitarse a pequeños lotes entregados de manera más frecuente (aquí es donde ganan protagonismo un servicio como la paletería exprés).

En estos casos el cliente debe estudiar si tiene un ahorro mayor mediante la disminución de stocks o mediante un abaratamiento del transporte al poder recibir envíos en grandes cantidades.

 

Previsión e información

Facilitar el trabajo a nuestro operador logístico siempre va a repercutir en nuestro propio beneficio. Sin contamos con la suficiente carga el siguiente paso es ver hasta qué punto podemos realizar una labor de previsión e información sobre el número, el lugar y las fechas en las que las necesitaremos.

Poder dar un calendario de cargas a nuestro proveedor de transporte será una gran ayuda, y mejor cuanto más detallado sea. Saber cada día del año en el que tendremos que cargar nos permite a los operadores logísticos crear mejor procesos, rutas y sinergias, lo que se traduce en última instancia en mejor servicio y mejor coste.

Obtener información y previsiones puede ser costoso y complejo para las empresas, pero los resultados de compartir esa información pueden ser muy beneficiosos.

 

Complejidad de la gestión

Para gestionar el transporte de carga completa hay muchos cargadores que optan por utilizar los servicios de autónomos. Esta solución les permite no tener que realizar una gran inversión en vehículos y conductores y tener esa parte de gastos como variables. Sin embargo, esto también crea sus propias dificultades: gestionar un gran número de autónomos puede ser una tarea muy complicada y dependiendo de varios factores, como los volúmenes, nos puede resultar complicado “fidelizar” a esos autónomos y asegurarles los suficientes viajes como para poder contar con ellos de forma segura y recurrente, más aún para cuando pueda surgir alguna urgencia.

Por eso, externalizar la gestión y ejecución de nuestro transporte de carga completa puede facilitarnos mucho nuestro día a día, eliminar gestiones y darnos tranquilidad a la hora de saber que nuestras necesidades están cubiertas.

 

El transporte de carga completa, por tanto, es uno de los tipos de transporte que más beneficios pueden dar a los clientes que encajen en su perfil. Si tienes los volúmenes, la periodicidad y los clientes adecuados puede suponer un gran salto de calidad y eficiencia para tu cadena de suministro.

 

Consulta en el siguiente enlace los servicios logísticos de Transgesa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *