Transporte de pales: la importancia en la logística

transporte de palés

Una de las cosas que cuenta El señor de los anillos es que las personas humildes también pueden realizar grandes gestas. Por lejano que pueda parecernos este mundo respecto al transporte, lo cierto es que esa misma idea se puede aplicar al transporte de palés. Algo tan aparentemente insignificante como el palé, apenas unos tablones de madera, tiene una influencia enorme sobre las empresas de transporte, los operadores logísticos y sobre las empresas que necesitan hacer envíos.

Cuatro cosas a tener en cuenta sobre el transporte de palés

Influencia de las medidas

Las dos medidas más habituales de los palés son: 80×120 cm (conocido como palé europeo) y 100×120 cm (conocido como palé americano). Y estas medidas no son casualidad. Así se optimiza el espacio en los camiones, por ejemplo. En el almacén, por ejemplo, las instalaciones de las estanterías suelen hacerse por defecto con estos dos tipos de palés en mente.

Y los fabricantes también tienen en cuenta esto para que su mercancía aproveche todo el espacio sobre el palé y optimicen costes de transporte. Por eso es tan habitual ver palés perfectamente montados en los grandes centros de distribución, en las cadenas de alimentación, etc.

Estiba

En la actualidad los palés nos pueden parecer una herramienta muy evidente. Pero nuestro humilde héroe supuso un cambio radical a la hora de la carga y la descarga de la mercancía. Donde antes había mucho trabajo manual, ahora una máquina levantaba y movía de golpe palés que pueden superar los 1.000 kilos. Esto hace que un trabajo que necesitaba mucha mano de obra, tiempo y coste se pasaba a hacer de forma más rápida, más segura para la mercancía y para los trabajadores y de manera más competitiva.

Cuando no hay palé

Lo contrario sucede con la mercancía que, por sus particulares características, no puede ser paletizada. Para la mayoría de los clientes que sí pueden usar los palés puede resultar complejo el ser consciente de cuánta diferencia hay de una forma de trabajo a otra.

Para resumir: todo se vuelve más complejo. Las cargas llevan más tiempos, son más costosas, pueden requerir de maquinaria y/o vehículos especializados, etc. Pero la cosa no acaba aquí. Las tarifas y el control de costes se vuelven más complejo, por la gran variedad de casuísticas. Mientras que un palé de medidas estándar es mucho más fácil de tarificar y siempre vas a saber a qué atenerte, las mercancías no paletizables son mucho más difíciles de tratar.

Preparación para el transporte de palés

Otro aspecto infravalorado en el transporte de palés es su preparación. Ya que de ella van a depender factores tan importantes como el coste y la seguridad. Una buena preparación de nuestros palés va a reducir de manera instantánea la cantidad de siniestros o desperfectos durante el transporte. Los operadores logísticos estamos muy acostumbrados a ver mercancía que sobresale de los palés, que no lleva señalizado que es delicada, que no va bien flejada o provista de cantoneras en las esquinas, que llevan colocada la mercancía pesada arriba y la ligera abajo y un sinfín más de variables.

Ya hemos dedicado en nuestro blog una entrada específica a este tema en nuestro blog, así que aprovechamos para recomendárosla aquí abajo.

Cómo enviar palets seguros y bien preparados

Consulta en el siguiente enlace los servicios logísticos de Transgesa.

 

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.