Transporte de mercancías peligrosas: Regulaciones que debes conocer

Transporte mercancías peligrosas

El transporte de mercancías peligrosas es una actividad fundamental, pero altamente regulada en todo el mundo. Desde productos químicos hasta materiales radiactivos, estas cargas requieren un manejo especializado y meticuloso. 

Por ello, la importancia de entender y cumplir con las regulaciones de transporte de cargas peligrosas no puede ser subestimada. Estas regulaciones no solo protegen la salud y la seguridad de las personas y el medio ambiente, sino que también son cruciales para mantener la integridad de la cadena de suministro global.  

En este artículo, exploraremos las regulaciones clave que rigen el transporte de mercancías peligrosas, desde los requisitos de embalaje y etiquetado hasta las normas de transporte y almacenamiento, brindando una visión integral de las prácticas necesarias para cumplir con estas estrictas directrices.  

¿Qué son las mercancías peligrosas 

El término “mercancías peligrosas” abarca una amplia gama de productos que utilizamos en nuestra vida cotidiana, desde medicamentos hasta productos de limpieza y combustibles. Estos elementos, si no se manejan adecuadamente durante su transporte, representan riesgos para la salud, el medio ambiente y la seguridad. Determinar cuáles son esos riesgos y cómo prevenirlos no es algo que se deje a criterio de productores, consumidores o transportistas, sino que está regulado y legislado. 

Mercancías peligrosas son, para la DGT, “aquellas materias y objetos cuyo transporte por carretera está prohibido o autorizado exclusivamente bajo las condiciones establecidas en el Acuerdo Europeo ADR o en otras disposiciones específicas”. En realidad, no solo hay regulaciones para el transporte de materiales peligrosos por carretera, sino también para su transporte marítimo y aéreo. 

Actualmente, hay más de 12.000 sustancias catalogadas como cargas peligrosas. Para simplificar su manejo y categorización, se han agrupado en 9 grupos principales, que examinaremos detalladamente a continuación. 

Tipos de mercancías peligrosas 

Para ser considerada una mercancía peligrosa, un producto debe categorizarse, como mínimo, en una de estas nueve clases.  

Clase 1: Explosivos  

Se consideran explosivos aquellos productos que pueden encenderse o detonar al experimentar una reacción química violenta y súbita. Abarcan materiales u objetos explosivos o pirotécnicos como son los fuegos artificiales, bengalas, cohetes, municiones, detonadores, etc.  Se clasifican, según su grado de peligrosidad:  

  • 1.1: Riesgo de explosión en masa.  
  • 1.2: Riesgo de proyección sin riesgo de explosión en masa. 
  • 1.3: Riesgo de incendio con ligero riesgo de onda expansiva o proyección.  
  • 1.4: Pequeño riesgo de explosión en caso de ignición.  
  • 1.5: Materias muy poco sensibles con bajo riesgo de explosión en masa.  
  • 1.6: Objetos extremadamente poco sensibles sin riesgo de explosión en masa.  

Clase 2: Gases 

En esta categoría están los gases comprimidos, líquidos o refrigerados, así como las mezclas de gases con vapores y los productos con gases o aerosoles. Estos gases representan un riesgo debido a su capacidad para reaccionar químicamente al entrar en contacto con el oxígeno, lo que los puede volver inflamables, tóxicos o corrosivos. Así, los gases se pueden dividir en tres subcategorías: 2.1: Gases inflamables, 2.2: Gases no inflamables y 2.3: Gases tóxicos. 

Clase 3: Líquidos inflamables 

En esta clasificación se incluyen líquidos o mezclas de líquidos que pueden encenderse a temperaturas más bajas que otros materiales. Esta característica los hace altamente volátiles y aumenta el riesgo de ignición durante su transporte. Por ejemplo, alcohol, pinturas, disolventes, gasolina, queroseno, gasóleo, etc. 

Clase 4: Sólidos inflamables  

Los productos considerados sólidos inflamables son aquellos sólidos que pueden entrar en combustión con facilidad y prenderse durante el transporte. Se dividen en tres subtipos: 

  • 4.1: Sólidos inflamables: Productos que pueden prenderse más fácilmente que otros materiales. Se pueden inflamar a través de una chispa como el caucho, fósforo o celulosa. Su combustión suele ser violenta, rápida y alcanza temperaturas muy elevadas. 
  • 4.2: Combustión espontánea: Elementos que pueden prender al entrar en contacto con el oxígeno. Son ejemplos el carbón en polvo, la harina de pescado o el algodón húmedo.  
  • 4.3: Sustancias que desprender gases inflamables al entrar en contacto con el agua: Esta mercancía debe transportarse en recipientes herméticos, que la aíslen por completo de la humedad y del vapor de agua. Es el caso del sodio o el potasio. 

Clase 5: Sustancias oxidantes y peróxidos orgánicos 

Las mercancías de este grupo son conocidas por su alta reactividad debido a su contenido significativo de oxígeno. Cuando entran en contacto con materiales inflamables o combustibles, pueden causar incendios en espacios cerrados y son muy complejos de extinguir. 

Es el caso de sustancias como el peróxido de benzolio, el peróxido de butolio o incluso algunas presentaciones de peróxido de hidrógeno. 

Clase 6: Sustancias tóxicas e infecciosas 

Estas sustancias tienen el potencial de causar daños tanto a los seres vivos como al entorno natural. Se dividen en dos categorías: 

  • 6.1: Sustancias tóxicas: Incluyen aquellos materiales que pueden causar daños graves o resultar perjudiciales para la salud humana, incluso la muerte, por su toxicidad. Actúan por inhalación, ingestión o contacto con la piel. 
  • 6.2: Sustancias infecciosas: Agentes patógenos, microorganismos dañinos que pueden causar enfermedades infecciosas a animales y humanos.  

 Clase 7: Material radiactivo 

Se consideran radiactivos a todos aquellos materiales que contienen átomos inestables y que cambian su estructura de manera espontánea de manera aleatoria. Esta inestabilidad atómica genera una radiación invisible que puede causar una radiación ionizante de tipo químico o biológico y que en general es peligrosa para el cuerpo humano.  

El uranio o el plutonio son ejemplos de materiales radiactivos. 

Clase 8: Sustancias corrosivas 

Las sustancias corrosivas pueden provocar una degradación química en otros materiales al contactar con ellos. Además, su interacción con tejidos vivos puede ocasionar lesiones severas.  

Clase 9: Mercancías peligrosas varias  

Son materiales o sustancias que presentan un peligro que cubren las categorías anteriores. Se incluyen todas las mercancías peligrosas cuyo transporte implique riesgos no previstos en los grupos anteriores. Por ejemplo, el asbesto, el aceite de ricino, las pilas de litio, entre otros. 

¿Cómo transportar mercancías peligrosas y cuáles son sus regulaciones?  

Es crucial que las mercancías peligrosas estén claramente identificadas mediante etiquetas y rótulos que indiquen su clase y los riesgos inherentes. Se emplean símbolos visuales y códigos identificativos para comunicar de manera precisa los peligros asociados con la carga. Asimismo, es necesario detallar los números de identificación y los nombres exactos de las sustancias en la documentación de transporte para asegurar un manejo adecuado y seguro de la mercancía. 

Además, en el transporte de mercancías peligrosas, es esencial utilizar envases adecuados que cumplan con las normativas correspondientes a cada tipo de carga. Esto implica seleccionar recipientes robustos, herméticos y diseñados para proteger la mercancía durante el traslado.  

Documentación necesaria 

  • Licencia de conducir específica: Además de la licencia convencional, puede ser necesario obtener una licencia adicional o un permiso especial para el transporte de mercancías peligrosas. En ciertas circunstancias, puede ser obligatorio contar con una certificación específica, como el certificado ADR en el caso de Europa.
  • Certificado de competencia: Este certificado demuestra que los camioneros cuentan con el conocimiento y capacitación para el manejo de mercancías peligrosas.  
  • Documento de transporte de mercancías peligrosas: Se debe llevar un documento de transporte que proporcione información detallada sobre la carga peligrosa.  
  • Hoja de datos de seguridad (SDS): Este documento contiene información detallada sobre las propiedades físicas y químicas de la sustancia, los riesgos para la salud y el medio ambiente, las medidas de seguridad recomendadas y los procedimientos de emergencia.  
  • Etiquetas y marcas de peligro: Los envases y el camión deben llevar etiquetas y marcas de peligro apropiadas y visibles.  
  • Registro de transporte: Es de vital importancia mantener un registro detallado de cada viaje de transporte de mercancías peligrosas realizado. Esto incluye información sobre la fecha, el origen, el destino, la cantidad y el tipo de mercancía transportada. 

Requisitos que deben cumplir un vehículo en el transporte de mercancías peligrosas 

  • Adecuación del vehículo: El vehículo debe cumplir con los estándares técnicos y de seguridad establecidos.  
  • Marcado y señalización: El vehículo debe llevar señales de identificación que indiquen la naturaleza del riesgo y la clase de mercancía peligrosa.  
  • Equipamiento de emergencia: El vehículo debe estar equipado con equipos como extintores de incendio, kits de derrames, equipo de protección personal y dispositivos de contención de fugas. 
  • Documentación a bordo: Tarjeta de Inspección Técnica, justificante de la relación laboral del trabajador con la empresa y certificado de la formación del conductor. 
  • Mantenimiento y revisión: El vehículo debe pasar las inspecciones técnicas para asegurar su buen estado.  
  • Conductor capacitado: Debe contar con la formación y certificaciones necesarias para el transporte de mercancías peligrosas.  

Consulta en el siguiente enlace cómo resolvemos tu logística en Transgesa  

Si te ha gustado este artículo también te puede interesar:  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *