Toda la actualidad del operador logístico Transgesa. Noticias y novedades ¡Ponte al día!

9 maneras en las que un operador logístico puede ayudar a tu negocio a crecer

Proceso de un operador logistico

La competencia empresarial no tiene final. Cada día, las compañías de todo el mundo se pelean por el beneplácito de los clientes en una batalla que volverá a empezar de nuevo a la mañana siguiente. Y, para poder salir vencedores, la relación con su operador logístico a menudo es fundamental.

A las firmas no les basta con mejorar lo que hacían ayer, sino que se ven obligadas a reinventarse e ir más allá. A abrirse a nuevos mercados y a ofrecer nuevos servicios. Por eso hemos recopilado nueve de los aspectos en los que un operador logístico puede ayudar a tu empresa a dar el paso al siguiente nivel.

 

Cómo impulsa un operador logístico a las empresas

1.- Te ayuda a llegar a nuevos mercados

Para una empresa, crecer significa a menudo tener que llegar a nuevos mercados. Ya sean zonas geográficas del mismo país o más allá de nuestras fronteras, para conseguirlo es necesario que nuestra logística nos acompañe en el camino.

De poco nos servirá crear una nueva fuerza comercial en la zona si no conseguimos que nuestros productos lleguen en las mejores condiciones hasta los nuevos consumidores. ¿Está preparado nuestro operador logístico para ello? ¿Va a poder aportarnos soluciones que nos permitan seguir siendo competitivos pese a la distancia? ¿Tienen la capacidad y la infraestructura necesaria para seguir apoyándonos en nuestros nuevos mercados?

En definitiva, ¿nuestro operador logístico va a hacer que nuestro crecimiento geográfico sea sostenible? Un buen aliado logístico puede ser el mejor embajador de tu marca en tus nuevos destinos.

 

2.- Mejora tus procesos

Pese a que tendemos a reducir la logística al envío de materiales, lo cierto es que va mucho más allá. Y, precisamente por ser facetas tenidas mucho menos en cuenta, constituyen una estupenda oportunidad de mejora. Es el caso, entre otros procesos, de la logística de aprovisionamente, que es la parte encargada de que te lleguen en tiempo y forma los materiales necesarios para el desempeño de tu actividad.

Por lo mismo, es muy habitual preguntarnos si seríamos capaces de enviar suficientes productos en el caso de que nuestra empresa creciera con fuerza. Pero dedicamos menos tiempo a pensar en cómo seríamos capaces de gestionar toda la recepción, almacenamiento y ubicación de materiales que necesitaríamos para atender a esta demanda. ¿Qué tipo de almacén sería el más adecuado? ¿Nuestros procesos pueden asumir una mayor carga de trabajo o se producirían ineficiencias? ¿Deberíamos usar centros de distribución cercanos a nuestros clientes? ¿Crear varios centros de producción? Tu operador logístico puede ser un gran apoyo para conocer, planificar y mejorar tus procesos y resolver estas cuestiones.

 

3.- Vendiendo más

La logística no va a sustituir a tus procesos comerciales, pero tiene un impacto directo en las ventas. Cada vez que sufras una rotura de stock y tus clientes no puedan comprarte estarás poniendo en peligro las ventas de tu compañía, ya que una parte de ellos no te esperará y te sustituirá. Una mala logística empujará a tus clientes a los brazos de la competencia para remplazarte, y esta estará encantado de recibirlos. A menos roturas de stock, más ventas; así de fácil.

 

4.- Ayudándote a lanzar productos

Introducir un nuevo producto en el mercado no es una tarea fácil. Incrementar el número de referencias, aumentar nuestro catálogo, lograr que todos los puntos de distribución tengan la cantidad de suministro necesaria -y analizar qué cantidad es la óptima-, decidir desde dónde vamos a distribuirlo… e incluso diseñar una cadena de suministro capaz de responder con rapidez a cambios en las especificaciones (ya sea para introducir mejoras, subsanar picos de volumen o para resolver defectos). Tu operador logístico puede ayudarte tanto a diseñar como a ejecutar el armazón que sostenga tus lanzamientos.

 

El proceso logístico forma parte cada vez de forma más clara de la cadena de valor

 

5.- Te facilita el salto a clientes mayores

Cuando una empresa que trabaja para otras empresas crece, a menudo crece también el tamaño de sus clientes. Y ese salto puede dar mucho vértigo o, incluso, acabar en fracaso si no se está debidamente preparado. Estos nuevos clientes es probable que tengan nuevas exigencias de servicio con las que hasta ahora no nos habíamos enfrentado: horarios, cantidades, información, integración de tecnologías, previsiones, etc. Ir de la mano de un operador logístico habituado a estos requisitos nos hará las cosas mucho más fáciles.

 

6.- Aportando visibilidad

Muy relacionado con el punto anterior, la visibilidad de nuestra cadena de suministro va a ser una necesidad más acuciante a medida que aumente el tamaño de nuestra empresa. Cuantos más clientes, más proveedores, más países, más intermediarios y, en definitiva, más grande sea nuestra logística, más capaces deberemos ser de tenerla controlada y conocer la situación de nuestros materiales, envíos, stocks, etc. Y, además, de lograr compartir esa información con los clientes.

 

7.- Dando un mejor servicio

Un buen servicio siempre va a facilitar que tu empresa se gane la fidelidad de tus clientes. Es algo que sucede a todos los niveles, pero en el mundo de la logística es algo que se ha hecho muy evidente para el púbico general con el crecimiento del comercio electrónico, donde una mala entrega puede arruinar toda la experiencia de compra.

El cumplimiento de la fecha de entrega es el punto que más influye en la satisfacción, pero la logística siempre está buscando nuevas formas para que la experiencia del usuario mejore: diferentes modelos de entrega, facilitar la reprogramación de fechas y horas, implantación de puntos de conveniencia, mejoras en los sistemas de información, etc.

 

8.- Siendo más competitivos

Mejorar nuestros procesos nos ahorra costes y nos permite enfrentarnos al mercado en mejores condiciones. La eficiencia de nuestro operador logístico será, en parte, la nuestra propia. Además, analizar junto a él cómo estamos haciendo las cosas para detectar puntos de mejora también aportará luz para ver dónde están esas oportunidades. Tu competencia ya está intentando hacer más con menos, reduciendo todo aquello que no aporte valor a su producto, y no puedes quedarte atrás.

 

9.- Diseñando el producto y la propuesta de valor

La comida rápida es uno de los mejores ejemplos de que para posicionarse en un mercado son igual de importantes el qué y el cómo; no solo el producto en sí, sino todo lo que le rodea. Y muchas empresas han sabido trasladar esta idea a su propio campo. La forma en que somos capaces de entregar nuestro producto es algo cada vez más valorado por los consumidores y forma parte del conjunto que estamos vendiendo al mercado. Los tiempos de distribución, nuestra capacidad para entregar productos muy personalizados en poco tiempo, la cantidad de puntos de venta en los que estamos presentes o las facilidades para la devolución son factores inseparables de cómo es percibido nuestro producto.

 

Queda ya muy lejana la visión de la logística como un mero coste que sumar a la producción del producto. Su inclusión como elemento estratégico y diferenciador que ayuda a las empresas a sobresalir parece ya imparable.

 
Consulta en el siguiente enlace los servicios logísticos de Transgesa.

Un comentario

  1. Que imprescindible se hace la logística en este proceso de desarrollo de una empresa. Todos los puntos son fundamentales, si tuviera que quedarme con uno sería el de lanzar un producto, ya que depende de como se haga puede hacer que éste triunfe o no.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *